Psicoestimulantes vs conducción

Los psicoestimulantes como la cocaína y anfetaminas (speed, extasis…) actúan sobre el sistema nervioso central (SNC) produciendo: euforia, hiperactividad, sentimiento de poder y fuerza, disminución de la sensación de fatiga, insomnio, anulación del autocontrol y autocrítica.

Muy adictivas por la tolerancia del organismo a las primeras dosis, producen taquicardias, reducción de reflejos, inhibiciones, incremento de la temperatura corporal y riesgo de deshidratación, de ahí la compulsión a tomar agua de quienes usan esta sustancia. ¿Pero qué efectos se producen si se está conduciendo un vehículo?

Paranoias persecutorias: aumentando la velocidad de manejo.

Euforia y emotividad: afecta la concentración y la atención. Toma precipitada de decisiones, pérdida de la paciencia, acoso y agresividad, irritabilidad, facilidad para pasar a la acción y a la violencia.

Alteraciones perceptivas: al producir una mayor sensibilidad a la luz, causa dificultades de acomodación visual y visión borrosa. Dificultad en mantener la coordinación motora, valoración errónea de las distancias y de la información percibida por los sentidos.

Sensación de flotación y de ligereza corporal: producto de los efectos analgésicos y anestésicos.

Aplicado a la conducción esto se puede traducir: en conducir con excesiva velocidad; no respetar las normas de tráfico, ni señalización; acosar a los otros conductores sin respetar las distancias; excesiva autoconfianza, sin valorar el riesgo; conducir cansado, sin percibir la sensación de fatiga, con lo que se puede precipitar errores fatales.

Uno de los estudios que prueba la relación entre accidentes de tráfico y consumo de drogas se publicó, en 1995, en el prestigioso New England Journal of Medicine. Expertos de la Universidad de Cornell en Nueva York analizaron todos los casos de traumas fatales que tuvo la ciudad de los rascacielos en un año. Los resultados del trabajo han llamado la atención en muchos foros.

En el 26,7% de los fallecidos por accidente o trauma se constató la presencia de cocaína. En el 9,3% de los accidentes de tráfico mortales, había cocaína en los cadáveres. El consumo de cocaína, por tanto, está asociado, al menos en Nueva Cork, con una proporción muy sustancial de las muertes de los adultos jóvenes.

World Community Grid Signature Ranking

Los comentarios son moderados. No se permitiran comentarios que no esten dentro de las normativa aplicada para comentarios.

Si es la primera vez que escribes te recomendamos que te leas las normativa para que tengas claro que se permite y que nó, aunque el resumen es claro, educación, respeto, buenos modos y sentido común. No es necesario que nos dejes tu nombre y apellidos, como mucho tu nombre o bien un álias. El email no se muestra publicamente, no es necesario tampoco que nos dejes un email real a no ser que esperes una respuesta por privado. Los datos que nos puedas dejar no se utilizan para nada mas que para que Wordpress muestre el comentario o bien para responder por privado si lo has solicitado.

Al comentar se instala una cookie a efectos de recordar al visitante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda

AntiRadares.Net tiene el honor de estar basado en WordPress versión 5.2.4 + tema Kippis
IP: 18.208.159.25 - Otra - No detectado - 179 peticiones - 3,2 segundos
Dedicado a ACP (1937-2014), siempre te quise y nunca te olvidaré. DEP

  Actualiza a Firefox aquí, acelera la web

Protegido por: WpLoginBots

WordPress theme: Kippis 1.15