Conducir con baja iluminación

Con condiciones ambientales adversas, como lluvia o niebla, la información visual se reduce, la discriminación de contornos es peor, el riesgo de deslumbramiento aumenta y existe una pérdida sustancial de la percepción del color.

Esta realidad tiene consecuencias: una parte de las colisiones que se producen en las carreteras podrían deberse a problemas de visión del conductor. Además, el sistema visual de los mayores experimenta varios cambios fisiológicos: aberraciones corneales o esféricas, modificaciones del radio de curvatura de la córnea y del gradiente del índice del cristalino…

Las condiciones mesópicas de iluminación propician numerosos cambios en la función visual que atenúan, en cierta medida, el alumbrado público, la iluminación del tablero de instrumentos del automóvil, una amplia variedad de signos y señales reflectantes, por gafas especiales… Dispositivos imprescindibles como los faros de los vehículos permiten iluminar la carretera y el resto de la escena, y posibilitan la conducción nocturna. Pero, a su vez, pueden producir efectos contraproducentes por deslumbramiento en otros conductores, reduciendo el contraste de la imagen retiniana y deteriorando la visión del color provocando una pérdida de la resolución espacial.

Ver reportaje completo en revista interactiva de la DGT

Author: DGT
La Dirección General de Tráfico (comúnmente conocida como DGT) es un organismo autónomo dependiente del Ministerio del Interior de España responsable de la ejecución de la política vial. La administración territorial se compone de 50 Jefaturas Provinciales de Tráfico, una por provincia, dos jefaturas locales de Tráfico en Ceuta y Melilla y 14 oficinas locales de Tráfico (en Alcorcón, Alzira, Cartagena, Fuerteventura, Gijón, Ibiza, Lanzarote, La Línea de la Concepción, Menorca, La Palma, Sabadell, Santiago de Compostela y Talavera de la Reina), que realizan la tramitación relativa a la titularidad de los vehículos (matriculación, transferencias, bajas, etc.), conductores (pruebas de obtención de permisos y licencias de conducción, expedición y prórroga de permisos, etc.) y procedimiento sancionador por infracciones de tráfico en el ámbito interurbano. En estas labores cuenta con el apoyo de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Fue creada mediante la ley 47/59, de 30 de julio de 1959, sobre regulación de la competencia en materia de tráfico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *